ÁVILA “CONOCE” A LA ASOCIACIÓN CULTURAL AMPLÀRIES

   Comida en AvilaLa Asociación Cultural Amplàries comienza su programa anual de excursiones en enero por todo lo alto, visitando la capital más alta de España (1.131 m. de altitud), con el recinto amurallado mejor conservado del mundo,  un impresionante perímetro defensivo medieval de dos kilómetros y medio, de fácil y cómodo recorrido. Construida durante los siglos XI y XII, cimentada sobre roca, en mampostería granítica, macizada con piedra y mortero de cal. Fue utilizada hasta el siglo XVI, realizando posteriormente funciones de seguridad sanitaria y control económico cuando sus funciones defensivas se hicieron innecesarias al desaparecer los conflictos bélicos.

       Una ciudad que cuenta con la primera catedral gótica de España, construida a partir del año 1.172 sobre un anterior templo de estilo románico, apreciando la transición al gótico, se terminó a principios del siglo XVII. Donde convivieron en armonía, allá por el medievo, las tres grandes culturas monoteístas, cristiana, musulmana y judía, siendo esta última una de las más influyentes por el gran poder económico que detentaban, y además de una gran proliferación de textos escritos, muestra de su rica cultura, han llegado hasta nuestros días restos de su judería, sus sinagogas y de su recientemente descubierto cementerio. Máximo exponente de la espiritualidad religiosa son los dos grandes místicos abulenses con antecedentes judío-conversos, Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz, que impregnan, aún hoy día, múltiples rincones de Ávila,  con vivos recuerdos de por donde la santa vivió y paseó, La Iglesia y Convento que fuera su casa natal, la iglesia de su bautismo, el convento de la involuntaria reclusión, el monasterio elegido para un retiro voluntario, la primera fundación,…,

    Nos estamos refiriendo, naturalmente, a ÁVILA, que tuvo como residente ilustre, desde su infancia, a la reina Isabel la Católica, donde realizó sus estudios, se instruyó y formó en el Real Monasterio de Santa Ana, convirtiendo la ciudad en anhelado destino de aprendizaje para las hijas de los nobles castellanos, que construyeron palacios y residencias con innovaciones estructurales y decorativas que marcaron la transición del Gótico al Renacimiento, denominado estilo Isabelino y cuya muestra más esplendida es el Real Monasterio de Santo Tomás, donde los Reyes Católicos pasaban largas temporadas en verano.

   Los palacios y las lujosas casas de los nobles se suceden intramuros de la muralla,  junto a ella por razones defensivas y agrupadas de acuerdo con el linaje de sus caballeros, y a los que se unieron los construidos por los nobles castellanos en la época de máximo apogeo de los Reyes Católicos.

    Los 47 excursionistas salimos rumbo a Ávila desde Atocha (Madrid), y entre profesionales explicaciones de nuestra guía María, canciones y buen humor, llegamos sin darnos cuenta a Ávila, un soleado y cálido día primaveral nos acompañó en la toma al asalto pacífico de la ciudad, armados de planos e instrucciones escritas, realizamos una entretenida y original  gymkana lúdico-cultural por equipos, disfrutando activamente de la “Ciudad de las ciudades del siglo  XVI”, como ha sido denominada.

    Pero lo más sublime de la ciudad actual lo descubrimos después de haber visitado, paseado, asaltado y disfrutado la ciudad Patrimonio de la Humanidad, Conjunto Histórico Artístico y Monumento Nacional, entre otros títulos, y que constituye el sello característico de calidad de las excursiones patrocinadas por “La Cultural”, la gastronomía, unos judiones del Barco de Ávila, patatas revolconas, y chuletón de Avileño, todo ello regado con buen vino, postre y café, que a estas horas no cambiamos por el mejor de los palacios.

   Después de tan apetitosos manjares, paseando por la ciudad, no pudimos resistirnos a las exquisitas yemas de Santa Teresa, tan famosas que se han convertido en un icono y souvenir de Ávila, y que difícilmente puede uno abandonar la preciosa joya que es Ávila sin caer a la tentación de sus yemas, que además de ser seguramente pecado mortal por lo buenas que están, engordan.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.