VIAJE A LA ALCARRIA – PASTRANA

El sábado 3 de junio la Asociación Cultural Amplàries realizó su particular viaje a la capital de la alcarria, Pastrana, pasando antes por la curiosa localidad de Nuevo Baztán, municipio fundado en 1709 en un bosque de acebos, como residencia de los obreros de una fábrica de vidrio construida a la par.
Contra todo pronóstico meteorológico que auguraba lluvias y tormentas para toda la jornada y la gran tormenta nocturna, con proliferación de rayos, previa a nuestra salida, que indujo a los excursionistas a pertrecharse con elementos protectores para la lluvia, el día amaneció y permaneció, despejado, soleado y brillante, y la única sorpresa final fue esperable y deseable, y no por ello menos disfrutada, el Real Madrid gano por tres goles de diferencia a la Juventus, llevándose la duodécima Champions.
El diseño de los edificios y la distribución espacial urbanística de Nuevo Baztán, en retículo ortogonal, fue realizado por el arquitecto español José Benito Churriguera, considerado como un ejemplo del urbanismo barroco castizo, y el nombre del pueblo le viene por el lugar de nacimiento de su fundador, Juan de Goyeneche, natural de Baztán (Navarra). En el año 1941 su casco antiguo se declaró Monumento Histórico-Artístico, y desde el año 2000, el conjunto formado por el palacio de Juan de Goyeneche y la iglesia están considerados Bien de Interés Cultural.
Un paseo tranquilo y sosegado por esta apacible localidad madrileña, buscando ya la sombra de sus grandes árboles y disfrutando del silencio del conjunto histórico, que bien merece una visita.
Continuamos nuestro caminar hacia Pastrana y nos dirigimos en primer lugar al Convento del Carmen, fundado por Santa Teresa de Jesús, con la peculiaridad de que no fue para monjas, sino para los Frailes Carmelitas, entre cuyos residentes destacó San Juan de la Cruz, maestro de novicios. El convento se encuentra en un idílico lugar desde el que se divisa la gran extensión abrupta de profundos cañones labrados durante siglos por ríos y arroyos, y que parece no tener fin. Visita guiada del convento, paseo por los alrededores y continuamos nuestro caminar Pastrana, de la que el viajero y premio Nobel Camilo José Cela dijo: “A la mañana siguiente cuando el viajero se asomó a la Plaza de la Hora y entró de verdad para su uso, en Pastrana, la primera sensación que tuvo fue la de encontrarse con una ciudad medieval, una gran ciudad medieval”, y no hemos encontrado mejor descripción de la sensación que uno siente cuando llega a este lugar lleno de historia e historias, La Princesa de Éboli, Felipe II, los Duques de Pastrana, Santa Teresa de Jesús, que también fundó en la villa el convento de San José para monjas Franciscanas, San Juan de la Cruz. Intrigas, amoríos, y cárcel hasta la muerte para la Princesa de Éboli, leyendas legendarias, y edificios medievales conforman una villa para callejear, escuchar las leyendas y dejarse llevar, sin perderse el palacio Ducal, la plaza de la hora, y la iglesia colegiata, que la han valido ser declarada Conjunto Histórico-Artístico desde 1966.
Alimentado el espíritu, ahora toca al cuerpo, un primer y contundente plato de migas de Pastrana, con su choricito, torrezno, huevo frito, frutas, etc, seguido de un solomillo a la pimienta, de postre una típica tarta pastranesa de Santa Teresa con piñones y café, todo ello regado con vino de la tierra y chupito a elegir.
Y por la tarde, para aligerar tan rotunda comida, un corto paseíto hasta el Palacio Ducal, visita guiada, donde cuentan las historias y leyendas que le envuelven, y tiempo libre hasta la hora de regresar a casa y disfrutar del gran partido de futbol que nos esperaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *