VIVIENDA COLABORATIVA

VIVIENDA  COLABORATIVA

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS

COMPRA

     La diferencia entre la compra de una casa convencional y de una vivienda colaborativa básicamente es el cambio en el orden del proceso.

     En una vivienda convencional las decisiones las toman los promotores, propietarios del suelo, arquitectos, constructores, entidades financieras, etc., y una vez terminado su proyecto, los futuros moradores lo compran hecho y diseñado por otros cuyo criterio puede no coincidir  con nuestras expectativas.

     En una vivienda colaborativa (Cohousing en inglés), las decisiones de cómo va a ser nuestra futura casa se toman entre todos, y los anteriores se ponen al servicio de los vecinos para construir la vivienda consensuada entre todos

CONFIGURACIÓN DEL GRUPO INICAL

    Son muchas las personas interesadas en vivir la tercera edad de manera distinta a las que han prevalecido hasta ahora, pero no saben cómo empezar.

    La única forma de que nos encontremos en un proyecto de futuro en colaboración pasa por la información y difusión del mismo, y en eso estamos.

    Además de la periódica publicación a través de nuestra web, comentando el proyecto en nuestros círculos de amistades y conocidos, seguro que encontraremos personas interesadas en el proyecto, y a la par de que el proyecto vaya avanzando, serán mas las que se unan al mismo.

 

ALCANZANDO ACUERDOS

    El proyecto no es precisamente un camino de rosas, más bien todo lo contrario, y no faltaran problemas a lo largo de su recorrido, pero si ha funcionado, y sigue funcionando, en muchas partes de España y numerosos países europeos, ¿por qué no vamos a ser capaces de llevarlo adelante?

   Por eso es vital diseñar una metodología que organice y facilite el trabajo en grupo, favoreciendo los acuerdos y gestionando los posibles conflictos.

     En este sentido ya existen organizaciones expertas en estos extremos, con la que hemos entablado contacto por si fuera necesaria su intervención.

CONVIVIENDO EN ARMONÍA

    Todos tenemos experiencia en reuniones de comunidades de vecinos que frecuentemente suelen ser bastante desastrosas, con cruces de reproches, críticas y recriminaciones.

     Esto sucede porque nunca se reunieron para decidir juntos las normas de convivencia por consenso, no emplean suficiente tiempo, ni realizan actividades  colaborativas, para conocerse mejor y fomentar lazos de amistad y convivencia, esenciales para una mejor relación vecinal, base de los vínculos de fraternidad que surgen entre los miembros de una comunidad de vivienda colaborativa.

PRECIO

     A corto plazo resulta mas económico adquirir una vivienda colaborativa, ya que al elegir el modelo de cooperativa eliminamos la figura del promotor de vivienda que busca un buen margen de beneficio en la operación, aunque sea útil contratar uno para acortar plazos, siempre será a precio cerrado y controlado.

     A largo plazo, y si se elige un modelo de vivienda ecológica, se reducirá considerablemente el consumo energético, amortizándose rápidamente el sobrecoste de utilizar materiales de bioconstrucción, aspecto no tenido en cuenta por promotores inmobiliarios que tratan de buscar beneficio a corto plazo.

PLAZOS

  Muchos son los palillos que hay que tocar y  decidir conjuntamente y en el mundillo del suelo urbanizable y la construcción las cosas suelen ser lentas, por lo que el proyecto tardará, al menos, tres o cuatro años en hacerse realidad, plazos que deben tener en cuenta los futuros propietarios de estas viviendas.

ALQUILER

   En principio las viviendas colaborativas no están pensadas para el alquiler, pero atendiendo a las circunstancias de cada momento, como dificultad en la venta u otros, el grupo podrá decidir dedicar alguna vivienda para el alquiler a través de la futura cooperativa de viviendas que se forme.

MODELO DE PROPIEDAD

    Actualmente en España existen dos modelos de propiedad inmobiliaria, Propiedad horizontal y  Propiedad de Derecho de Uso.

     En la Propiedad Horizontal la compra-venta-alquiler de la viviendas obedece las leyes del mercado libre, por lo que con el tiempo una comunidad así constituida perderá sus características iniciales de vivienda senior colaborativa.

     En la Propiedad de Derecho de Uso la propiedad la ostenta la Cooperativa de Vivienda que se creará exclusivamente para este proyecto, de forma que para ser cooperativista es necesario ser propietario de una vivienda, y viceversa, por lo que las condiciones de acceso a las mismas se mantienen siempre en consenso con sus propietarios-cooperativistas.

FINANCIACIÓN

    Se estudiarán, debatirán y aplicarán las fórmulas que se determinen en comunidad, de acuerdo con las distintas alternativas legales existentes.

     La cooperativa ayudará a gestionar ante las entidades de crédito las posibilidades y límites de financiación que tiene cada familia, si así se decidiera

VENTA, TRASMISIÓN Y HERENCIA

      Con la salvedad de que se acuerden otras fórmulas en comunidad, cuando un propietario desista de su Derecho de Uso recibirá de la cooperativa el importe actualizado de su vivienda, adjudicándola al primer solicitante de la lista de espera, si hubiera, o la pondrá a disposición del  primer solicitante que cumpla con  los requisitos establecidos.

      Trasmisión o herencia mortis causa: Si los derecho-habientes cumplen con los requisitos y desean continuar con la propiedad de la vivienda, tendrán preferencia absoluta a cualquier otra fórmula de adjudicación, y pasarán a ser los nuevos socios-propietarios, caso contrario se valorará la vivienda a precio actualizado y se les reintegrará su importe íntegro actualizado.

GRUPO  ASOCIATIVO  AMPLÀRIES

PROYECTO  FUTURO  SEGURO

SI QUIERES UNIRTE O INFORMACIÓN DE ESTE PROYECTO, RELLENA EL FORMULARIO

[contact-form-7 404 "Not Found"]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *